Daño solar 

Con el paso de los años la acumulación del daño que produce la radiación solar en las células de la piel provoca cambios visibles como: manchas, despigmentaciones, pliegues y arrugas, flacidez, descolgamiento, dilataciones vasculares, aumento del tamaño del poro folicular, atrofia, poikilodermia, cambio de coloración cutánea. Además la luz ultravioleta induce cambios en el ADN celular que se van acumulando y pueden dar lugar a lesiones precancerosas o incluso a cáncer. 

 

Tratamiento

Por supuesto los laboratorios farmacológicos de dermatología proporcionan un muy amplia gama de productos cosméticos para ralentizar este proceso. Si bien hoy en día el mejor abordaje es el de la prevención mediante el uso de filtros solares de protección usados adecuadamente.

Pero para revertir estos cambios, antes de la aparición del cáncer, utilizaremos muy diversas técnicas médicas como peelings más o menos profundos, con luz pulsada intensa o con diversos láseres no ablativos y ablativos, fraccionales o no fraccionales o el microlaserpeel.