Rellenos o implantes

En general para atenuar las asimetrías faciales, las lipoatrofias y los surcos y arrugas, incluso ciertas cicatrices o depresiones, en ocasiones recomendamos sustancias de relleno o implantes y casi siempre de tipo reabsorbible: 

 

Acido Hialurónico:

para aplicar en los labios, los surcos nasolabiales y las arrugas peribucales. Está considerado el relleno más seguro al ser reabsorbible, es un elemento propio de la piel que se elimina de forma natural. No tiene ninguna contraindicación y no necesita prueba de la alergia.

Mejora la pérdida de volumen en el tejido graso y el deterioro de las fibras de colágeno y elastina de una forma rápida y segura. Al ser reabsorbible, se elimina de forma natural y su efecto dura entre seis y doce meses. Al no ser permanente, evita la sensación artificial cuando la fisonomía va cambiando.

 

Radiesse:

se trata de microcristales de hidroxiapatita y se usa para dar volumen sobre todo en surcos, grandes arrugas, pómulos, mentón, contorno de la cara, nariz, pezón. No sirve para arrugas finas. Es de introducción más reciente que el ácido hyalurónico, pero tan seguro como él.

Es reabsorbible, pero dura tres veces más que el acido hyalurónico. También al no ser permanente, evita la sensación artificial cuando la fisonomía va cambiando.

El valor añadido que puede aportar un profesional con experiencia consiste en valorar bien el caso y recomendar el procedimiento más adecuado. Consiste en conocer bien la técnica y en tener una cierta visión artística. Consiste el conseguir un resultado óptimo y personal con la menor cantidad de sustancia posible, evitando la sensación de mismo patrón que se produce cuando se realizan tratamientos standard para todos iguales.